Recuperando Notas del Ipod

Estoy en el proceso de vender mi Ipod y ahora que lo reviso a profundidad encontré muchas notas del año pasado en las europas como esta.

Tomamos Trafalgar

Nunca pensé que la peladez coreada, me hiciese tan feliz, como cuando al salir del metro escuchamos el dulce sonido de “puuuuto” entonado por las gargantas de unos 400 mexicanos reunidos en Trafalgar Square, en el corazón de Londres.

(29 de Mayo de 2010, previo al juego México vs Inglaterra)

Calle del Puente #222

Para mi, es imposible no encontrar nostalgia emanando de cada rincón del campus.

Desde los lugares más comunes y hasta donde se supone que los alumnos no deben de estar he presenciado casi de todo en tan solo 7.5 años de estar aquí. Vi el egreso de directores de antaño, el ingreso de pésimos profesores y la salida de algunos magníficos prodigios, viví una preparatoria que amenazaba con enclaustrarse, un edificio construirse dos veces, presencié cambios tan grandes que hoy me cuesta trabajo pensar en como era todo antes.

Me voy con la firme intención de regresar a esta escuela, recorrer sus pasillos húmedos de septiembre, helados de noviembre y frescos de primavera. Me voy con la idea de haber dejado muchas cosas inconclusas y muchas otras terminadas para quién quiera tomarlas. Me quedo sin duda con los días y noches del Centro de Acopio de Hormigas como presidente, como hormiga obrera, me quedo con la imagen de los trailers llenos saliendo del campus, con la cara de la gente al recibir la ayuda de todos, con el deber cumplido y con el esfuerzo materializado en acciones.

No olvido tampoco, los días de la preparatoria, cuando divagaba entre carreras como si fueran naipes y cada semana se me ocurría una nueva profesión para mi futuro, sin darme cuenta que lo que uno debe buscar es su verdadera vocación. Sobre las cosas inconclusas, me voy triste por el cierre del Hangar de Remo, por la falta de un equipo serio como lo era antes, nostalgia acrecentada de cuando ni siquiera figuraba para estudiar en el Tec, pero yo ya remaba en Cuemanco para el CCM. Gracias por todo Vladimir

Como olvidar mi ya épica pelea con un alto mando LEM, en su tiempo una maestra decidida a no escuchar e imponer su verdad, me tarde y me costo mucho pero al final después de meses de discusión, la razón, (y no mi razón) se hizo presente y se me hizo un poco de justicia. Sí, hasta los dioses del Olimpo se equivocan, un punto para las cosas inconclusas que hay que arreglar en la escuela. Fui a Comité de Orden Respeto y Disciplina y salí sin un sólo rasguño un punto para mi.

Si han pasado por la biblioteca últimamente habrán notado a un grupo de locos que casi todos los días se reúne a ver numeritos que un día son verdes y al otro rojo sangre. Es el equipo de Fondo Bancomer que antes solía tener más difusión, diría el director de negocios que somos dueños del changarro, ojalá fuese así, lo que si es cierto es que en nuestras manos estuvieron 5 millones de pesos, que acá entre nos fueron bien invertidos.

Todavía me acuerdo de Bruno Tassier, el director de Prepa Bicultural que de pronto ya no estuvo más entre nosotros. De cuando Disney se llenaba cada semestre con una Feria de la Hamburguesa, cuando los Borregos jugaban en la ONEFA, recuerdo muchas noches de partidos de fútbol rápido de torneos internos, demasiadas visitas a las canchas de tenis, y muy pocas a las canchas (salones) de DAE ahí donde uno aprende de las cosas bellas de la vida.

El intercambio a Finlandia, la oportunidad de una vida para salir a levantar la bandera cual niño héroe en las planicies congeladas de Helsinki y Lapland. Uno de los momentos más reveladores de mi vida, más educativos y definitivamente nada que el mismo Tec que aquí festejo y despido me pudiese haber dar por su propia cuenta en el campus.

Me voy, pero a la vez quisiera quedarme y seguir la vida de universitario ahora que me la estoy pasando tan bien, me voy con ganas de irme y empezar algo nuevo, tengo ganas de comerme al mundo aunque sea en pequeñas rebanadas. El Tec me dio lo que necesitaba, ganas de emprender, de soñar y de volar muy alto. Me quedo con los buenos profesores aquellos que me hicieron inspirarme y darme cuenta de lo poco que sabía, los que en verdad me retaron, los que aplaudieron mi progreso e hicieron pedazos en los exámenes, pero sobretodo a aquellos que más que profesores fueron invaluables tutores.

Gracias a todos los que hicieron esto posible, por hacerme parte de ese pequeño porcentaje de la población con un carrera universitaria, gracias a todos los que me han hecho saber que esto es sólo el comienzo.

México Bicentenario – ¿Qué le puedo regalar a México?

Nombre ______________________  Fecha _____________

Examen Bicentenario

Completa la siguiente frase.

  1. Yo le voy a regalar a México en su cumpleaños 200  __________________________
  2. Para que así pueda superar sus problemas de _______________________________
  3. Estoy segura(o) de que todo lo que necesita este país es ________________________
  4. Envolveré mi regalo en  ______________________________________________
  5. Invitaré a ______ amigos y familiar a hacer lo mismo que yo
  6. Yo me imagino a México en 5 años ______________________________________

Comentarios = Respuestas = Regalos

Del sueño a la realidad y de cómo no enloquecer en el intento

La historia tiene eso, que la hace tan difícil de relatar y de entender que siempre resulta más cómodo narrarla una vez que ya ha ocurrido. Desde este punto, pareciera más fácil comprender todo aquello que fue verdaderamente importante y desechar lo que no influyó en el resultado.

La humanidad vive llena de causas que lo explican todo, aunque no existan, las buscamos y sino las sabemos las inventamos, estamos aunque no nos guste llenos del “¿Por qué?” y carentes de suficientes “Por esto”. Cuando las historias se escriben del lado victorioso nos damos cuenta que es aún más fácil inventarnos cualquier cantidad de motivos falsos que dieron lugar a nuestro incuestionable triunfo. Curiosamente cuando no somos los victoriosos, las causas de la misma historia varían ampliamente.

La gran verdad que se esconde detrás de nuestros intentos de explicarlo todo es que hay veces en que verdaderamente no sabemos cómo fue que algo así pudo ocurrir, la gran mentira por otra parte es decir que no existe una causa o causas, por supuesto que existen, sólo que simplemente no las conocemos. Si la vida no es más que la suma de nuestras decisiones, el problema de no poder explicarlo todo se convierte en uno de no poder enumerar todas nuestras decisiones y en el horrible pensamiento de no comprender por completo a donde nos están llevando nuestras elecciones.

Y es ahí donde la locura nos puede tomar por sorpresa, cuando el mundo en el que jugamos al libre albedrio, parece decirnos que todas nuestras decisiones han sido erróneas, cuando todo parece llevarnos a un callejón sin salida donde no hay nadie más que culpar que a nosotros y a nuestras decisiones, pues sin duda que han sido ellas las que nos han puesto ahí, ¿Cuáles? No importa pero han sido esas malditas y a la vez amadas deliberaciones las que nos han llevado a la ruina o al éxito.

Por eso es tan fácil decir “Que la historia me juzgue” claro, porque después será muy complicado armar la historia y quién sabe quizás hasta salgas absuelta de uno que otro pecado, que a la luz de todas tus buenas obras ha quedado olvidado por ti o por los demás. ¿Pues a quién le gusta admitir que se ha equivocado? Sí, lo haces pero de eso a que te guste. Las buenas conversaciones son de logros y de proezas no de errores sistemáticos que uno comete.

En el afán de convertir algún sueño en realidad es imperioso olvidarse de todos esos detalles que lo pueden acechar a uno por siempre y abstenerse de crearse historias “para que los demás puedan entender”. Y más importante que todo es creer en lo que se hace, sabedor que los callejones sin salida tienen muros que se pueden derribar para convertirlos en calles amplias por donde transitar. A fin de cuentas si tus impulsos te han llevado a la ruina siempre podrás tomar nuevas y mejores decisiones para sacarte de ahí, al menos mientras te quede algo de voluntad y sueños para intentarlo.

Teoría del Caos – Demostración

Obsesión con el caos,

[flv:/wp-content/videos/CTheory.flv 640 380]

El ejemplo de Ian Malcolm esta demasiado tropical.

El mundo y las interacciones humanas que rigen tu vida son sistemas caóticos extremadamente sensibles a sus propias condiciones iniciales… ¿Qué dijo? ya me explicaré más adelante…

Si lo que digo es cierto, existen miles de detalles y situaciones aparentemente poco trascendentales que pueden (potencialmente) cambiar tu vida para siempre. Aquellas decisiones a las que te enfrentas son la manifestación más clara de que una vez que tomas un camino no sólo renuncias al otro sino que conduces tu vida por un camino difícil de predecir.

La cosa es más simple de lo que parece, en el mundo de antes un pequeño error de cálculo traía un resultado ligeramente desviado del real, unos gramos de más o de menos aquí o allá no hacían la gran diferencia, unos cuantos segundos antes de lo acordado no cambiaran en gran medida el resultado de una reunión. Pero hoy sabemos que en realidad diminutos cambios (a veces imperceptibles) pueden acarrear grandes cambios en el resultado, incluso a escala global.

Con el ocio de las vacaciones decidí demostrar esto con la frialdad de los números de Excel, en el cual se puede jugar con uno de los ejemplos clásicos de la Teoría del Caos: el de Robert May. Él trataba de hacer una gráfica con una fórmula muy sencilla sobre la población de una especie animal.

la población del próximo año = tasa de crecimiento * la población de este año * (1 – la población de este año)

Esta última parte (1 – la población de este año) es una forma de reflejar que ni de chiste el crecimiento de una población es lineal y constante (algunos no lo logran). La población va de (0-1) es decir 1 como la máxima población posible y 0 la extinción.

Es de esperarse que con tasas de crecimiento bajas la población se estabilice, esto ocurre por ejemplo con la tasa 2.7, sin embargo cuando aumentamos la tasa de crecimiento cosas raras empiezan a ocurrir. La población hace un zig zag y después empieza a desordenarse tanto que definitivamente no podemos pensar que alguna población del mundo se comporte de esta manera. Lo verdaderamente inquietante es que los incrementos en la tasa de crecimiento son muy pequeños y aún así los cambios en la gráfica son dramáticos. ¡Son de una centésima! y si no me crees sobre lo sensible del caso, prueba con milésimas y diez milésimas.

Ahora veamos, si una ecuación tan sencilla como esa se descompone de tal forma con unos pequeños cambios imagina si tuviésemos una ecuación general para el clima o para el comportamiento humano, no sólo nos veríamos plagados de miles de variables (difíciles de obtener) sino también con muchas imprecisiones (no existe la precisión al 100%) que podrían arrojarnos resultados un tanto extremos. Y así es, por eso no se exagera al decir que:

Butterfly Effect: The flapping of a single butterfly’s wing today produces a tiny change in the state of the atmosphere. Over a period of time, what the atmosphere actually does diverges from what it would have done. So, in a month’s time, a tornado that would have devastated the Indonesian coast doesn’t happen. Or maybe one that wasn’t going to happen, does. (Ian Stewart, Does God Play Dice? The Mathematics of Chaos, pg. 141)

O lo que es lo mismo:

Efecto Mariposa: El aleteo de una sola ala de mariposa, el día de hoy, produce pequeños cambios en el estado de la atmósfera. Después de un periodo, la atmósfera hacer algo que diverge de lo que hubiera hecho en realidad. Así, en un mes, un tornado que hubiese devastado las costas de Indonesia no ocurre o quizás una que no iba ocurrir, sucede. (Ian Stewart, Does God Play Dice? The Mathematics of Chaos, pg. 141)

Prometí una demostración y aquí está, descarguen el archivo de Excel y jueguen ustedes mismos con el caos, lo mejor es que saquen sus propias conclusiones. Después de la tasa de crecimiento 4, Excel simplemente no puede seguir calculando.

El mundo está desordenadamente organizado.

Y es justo eso lo que lo hace tan apasionante, pues pequeños cambios que ni siquiera notamos, (algunos sin embargo son bastante evidentes) están cambiando nuestra vida y el mundo en todo momento, para mi esto sólo deriva en una mayor conciencia de los detalles y de la simple y feliz idea de que estamos inmersos en un entorno totalmente impredecible, donde en contadas ocasiones se nos da el privilegio de ser nosotros los que tomamos la decisión.

Archivo del Caos