Los 10 Mandamientos del Fotógrafo

  1. Mantén claro tú objetivo, concéntrate en la toma que estás buscando.
  2. No pierdas nunca la capacidad de asombro.
  3. No tengas miedo, sé prudente. Es mejor pedir perdón que permiso, pero ten cuidado de que y a quién fotografías.
  4. Limpia y revisa tu equipo constantemente, no hay nada peor que una tarjeta de memoria que no aparece o unas baterías vacías.
  5. Nunca te separes de tu equipo, sí, ni para ir al W.C.
  6. Muévete, cambia de ángulo, usa tus piernas y ubícate en los mejores lugares para la toma.
  7. Nunca dejes de observar la configuración de tu cámara, quizás aún tengas los parámetros de la sesión fotográfica de anoche.
  8. Captura siempre en la mejor calidad y cuando puedas usa RAW.
  9. Encuentra tu propio estilo.
  10. Comparte y busca la opinión de los demás.

Bonus: Nunca dejes de aprender.

Esos son mis 10 mandamientos, ¿Cuáles son los suyos?

f/ La Apertura

F/9 para enfocarlo todo...
  • Eso que hace tan caros a algunos lentes.

Siguiendo nuestra analogía de la Ventana, la Apertura es el tamaño de la Ventana, tiene una escala inversa es decir que a mayor f/ más pequeña será la entrada de luz y a menor f/ será más grande. Dicho lo anterior veamos cómo incide la apertura en los demás componentes del “Triángulo de la Exposición

El ojo humano supera en casi todo a las cámaras fotográficas, enfoca más rápido, tiene mayor calidad, mayor rango de visión, etc. Pero hay algo que no puede superar y lo vamos a probar ahora mismo. Coloca un dedo enfrente de tú rostro, como a unos 15 centímetros ahora míralo detenidamente, notas como el resto de la escena se sale de foco? tu dedo se ve muy bien pero lo demás ahora se ve mal, ahora lentamente trata de cerrar tus párpados sin dejar de ver tu dedo, cuando logres tener los ojos casi cerrados notarás que el resto de lo que antes estaba fuera de foco se ve más nítido.

¡Felicidades! La apertura natural se llama Pupila, pero lamentablemente sólo obedece a nuestro cerebro, se hace más chica con mucha luz y más grande con poca luz, es lo mismo que haremos con nuestra cámara, debido a esta manera automática de ajustarse, no podemos mantener una visión 100% enfocada, tenemos que ser selectivos o enfocar al “infinito” donde casi todo sale bien.

f/ 3.5

A esto se le conoce como “Profundidad de Campo” y si quieres saber físicamente porqué ocurre este fenómeno te invito a la Wikipedia, a nosotros en realidad no nos importa el porque sino como usarlo y sacar mejores fotos. f/ más grandes tipo f/11 o f/22 tendrán una “Profundidad de Campo” enorme y todo se encontrará enfocado, en cambio f/ más chicas f/3.5 f/2.8 crearán un efecto conocido como “Bokeh” justo lo que pasa con tu dedo frente a tus ojos. Este último efecto es algo muy usado por todos los fotógrafos, pues resalta de forma natural lo que quisiste capturar.

Ahora muchas veces se confunde el enfoque del lente con este efecto. Sólo considera lo siguiente. lo que tú enfoques, bajo cualquier f/ siempre saldrá bien, pero a partir de ese punto, lo difuminado o nítido de la escena dependerá del f/. De nuevo como en el experimento del dedo, aunque ibas cerrando tus párpados, tu dedo nunca dejó de verse bien y en foco, fue lo demás que entró  y salió del foco. Capish?

Alguna vez escuchaste que en caso de máxima alerta el cuerpo dilata las pupilas… si has estado en esa situación notarás que la estrategia del cuerpo es ver todo, pero no necesariamente verlo bien. Y porqué los lentes son tan caros, bueno los lentes comerciales para no profesionales suelen tener f/ más grandes perdiendo toda la diversión de tener ojos grandes para capturar toda la luz, cuando llegues a eso te darás cuentas de los porque’s.

Velocidad de Obturación

1/400 s
  • El Punto Fino

Cierto es, que en el famoso Triángulo de la ExposiciónVelocidad, Apertura e ISO juegan papeles igual de protagónicos, pero cuando tomas fotografías por primera vez lo más probable es que siempre culpes a la “Velocidad de Obturación” por tus buenas o malas fotos. ¿Por qué? Asumiendo que no tengas problemas para enfocar lo primero que vemos en una foto es si está movida o no.

Pero es aquí donde las falacias sobre la “Velocidad de Obturación” empiezan, la mayoría se concentra sólo en congelar la escena lo más posible recurriendo a altas velocidades de “exposición”. Y cuando digo altas me estoy refiriendo a rapidísimas velocidades. Regresemos a nuestro ejemplo de la Ventana.

Una vez que hemos fijado el tamaño de la ventana por la que la luz pasará y la sensibilidad de nuestros ojos (si es que eso fuese posible) nos queda por determinar que tan rápido queremos abrir y cerrar las cortinas. Si las abrimos demasiado tiempo de nada habrá servido ajustar la ventana pues de todas formas entrará demasiada luz, por el contrario si lo hacemos a máxima velocidad dejaremos pasar muy poca luz. El punto fino es entonces, escoger la velocidad adecuada para nuestro propósito sin olvidar de sus efectos en el “Triángulo de la Exposición” veamos algunos casos:

La velocidad digamos “Estándar” para congelar las acciónes de personas en un ambiente “normal” suele ser de 1/60 eso corresponde a un “sesentavo de segundo” es la velocidad más usada por varias razones, no solo congela casi toda la acción, sino que también es probable que tú y tú cámara no se mueven mientras realizas la toma.

Cuando una foto está “movida” no siempre culpes al sujeto de tu foto, probablemente tu también te hayas movido.

Las velocidades por debajo de 1/60 entran en la zona donde las vibraciones de tu mano pueden arruinar la foto y donde los movimientos de tu sujeto pueden aparecer con movimiento. Por arriba de 1/60 la acción se empezará a congelar de forma dramática, hasta llegar a 1/2000  o 1/4000 (por supuesto hay aún mayores velocidades)

Ah pero la fotografía no se trata siempre de congelar la acción, sin las velocidades bajas, seríamos incapaces de fotografiar cosas como: Rayos, Fuegos Artificiales, Estrellas Fugaces, Auroras Boreales, y un largo etc. ¿Por qué? Bueno, me imagino que empezarás a darte cuenta que para capturar un rayo en el cielo, no existe fotógrafo lo suficientemente hábil como para disparar su cámara justo en el momento adecuado o que las fotos de Fuegos Artificiales muestran todo el camino del “cohete” y no solo un segundo del gran estallido. (Espero estés notando el elemento que nos falta, un tripie, sin esta valiosa herramienta no podríamos capturar imágenes a bajas velocidades, simplemente nos moveríamos mucho)  No te preocupes revelaremos todos los detalles de esas fotos mientras avancemos en el curso por ahora te dejo unos ejemplos de velocidad.

11 s

¿Pero y cómo le hago? Lo importante es que entendieras el concepto ahora si vamos con la práctica, la pregunta que ahora debería de tener es: ¿Qué ajustes debo usar para esta fotografía, cuales para esta otra? Tú cámara como veremos en el próximo post te da todas las pistas…

ISO – La Velocidad de la Película

En tiempos que ahora parecen casi prehistóricos el ISO también era conocido como ASA. Las películas fotográficas venían con diferentes sensibilidades y unos iconos que te indicaban el uso sugerido del rollo. Quizás incluso recuerdes que tus papás siempre compraban ISO 400 de Kodak.

¿Pero por qué 400 y no 100 o 200?

El ISO es la “Velocidad de la Película”, que no tiene nada que ver con hacer videos, se trata de una escala que mide que tan sensible es una película o sensor a la luz, esto quiere decir que ISO’s más bajos requieren más exposición a la luz que ISO’s más altos o más sensibles. De ahí que se diga que la velocidad de la película es el ISO, se refiere a que tan rápido la película logra capturar la luz.

La escala:

  • 100
  • 200
  • 400
  • 800
  • 1600
  • 3200
  • Etc.

No tan rápido, es muy fácil pensar que el ISO es de los 3 ajustes, (ISO, Apertura y Velocidad de Obturación) el que menos importa. Antes, cuando no podías intercambiar de rollo rápidamente la elección del ISO la hacías al momento de montar el rollo en la cámara, de cierta forma era un aspecto fijo en el “Triángulo de la Exposición” Pero ahora es un elemento que se puede cambiar rápidamente y vaya que importa:

Uno de las limitantes tecnológicas de nuestros tiempos es que ISO’s más altos generan más ruido o granitos en las imágenes probablemente has visto fotos como esta:

ISO ALTO

Mientras que ISO’s más bajos son más nítidos y limpios:

ISO BAJO

Por otra parte no debes olvidar que el hecho de que tu rollo o sensor sea más o menos sensible a la luz incide en tu apertura y velocidad de obturación. Por ejemplo. Si estabas tomando fotos en ISO 100 y decides cambiar a ISO 400 te darás cuenta que ahora tu cámara puede fotografiar con la misma exposición usando velocidades más altas de obturación y/o aperturas más grandes. Por supuesto lo contrario ocurre de ISO 400 a ISO 100.

Ahora si, ¿Qué ISO debo escoger?

Como la mayoría de las cosas en esta vida, depende de la situación. Tu papá usaba ISO 400 porque es un ISO digamos intermedio, podía tomar fotos con luz de día y también acoplarse bien para situaciones de poca luz como el interior de una casa. La decisión no radica tanto en la calidad de la fotografía sino en la situación y su complejidad. Ejemplo:

Si te encuentras con un día muy soleado lo natural será escoger un ISO muy bajo, pues la luz es tan intensa que tu fotografía saldrá bien expuesta, pero conforme vaya disminuyendo la luz deberás empezar a subir el ISO. Puedes dejarlo como está pero recuerda que deberás ajustar tus demás variables para permitir que entre más luz, es posible que tus imágenes salgan movidas ya que el tiempo es tan largo que no alcanza a congelar a tu sujeto. Algunas situaciones clásicas donde deberás subir el ISO son:

  • Eventos: Donde hay poca luz y sujetos en movimiento.
  • Fiestas: Sobretodo si son de cumpleaños y hay que sacar al fotos de las velitas a punto de ser sopladas.
  • Iglesias, museos, etc.: Cuando no puedes usar Flash es probable que debas subir el ISO para sacar bien la foto sin romper las reglas.

Por ahora aún puede parecer difícil de comprender la incidencia del ISO en la exposición, pero en cuanto veamos, la apertura y la velocidad de obturación todo quedará más claro.

Si te gustó

El Triángulo de la Exposición 1

Con palitos y bolitas me dispongo a explicar el famoso Triángulo de la Exposición, un concepto tan importante que después de leer esto bien podrías abandonar el curso y aún así haber aprendido mucho de fotografía.

El problema es que conceptualmente puede parecer fácil, hasta que te enfrentas con situaciones reales donde tienes que determinar en instantes la exposición adecuada para tu fotografía. Por ahora piensa por exposición como una foto bien tomada, llegaremos a los detalles pronto.

El Triángulo se compone de:

  • ISO: Sensibilidad de la película o el sensor a la luz.
  • Velocidad de obturación o tiempo: El tiempo que el obturador se mantiene abierto.
  • Apertura: El tamaño de la entrada de luz cuando una foto es tomada.

Entender estos 3 conceptos va a hacer que logres capturar la imagen tal y como tu lo deseas, la configuración que tu cámara debe de tener no solo va a depender tus gustos como fotógrafo sino de la situación en la que te encuentres. La fotografía no es más que capturar la luz del exterior y plasmarla en tu lienzo que tienes por rollo fotográfico y/o sensor digital, pero para eso debemos de formularnos la pregunta básica detrás del Triángulo de la Exposición que es:

¿Cuánta luz debemos dejar pasar a través de nuestra lente?

Para esto lo más fácil es usar la metáfora de la Ventana, un concepto ya muy pero muy utilizado pero que siempre ha servido para entender de inmediato la idea.

Window por Steve Stone (Anim8ir)

Imagina que te encuentras en un cuarto obscuro con una sola ventana, el tamaño de la ventana va a ser nuestra apertura, cuanto más grande sea la ventana más luz dejará pasar cuando la abramos y viceversa, por otro lado tenemos la posibilidad de decidir cuanto tiempo queremos abrir esa ventana, si lo hacemos muy rápido dejaremos entrar poca luz y la recamara apenas se iluminará unos instantes, si la dejamos abierta más tiempo veremos la recamara completamente iluminada esto es nuestra velocidad de obturación, por último imaginemos que nosotros nos encontramos sentados en la recamara viendo al exterior a través de la ventana, la sensibilidad de nuestros ojos a la luz (el ISO) va a hacer que logremos ver por completo lo que hay afuera o quizás solo lo más brilloso.

Por supuesto que explicaré cada uno de estos elementos en detalle. Por ahora simplemente tienes que llevarte la idea de que  los 3 elementos de la exposición se encuentran relacionados, no puedes modificar uno sin cambiar a los otros, cada uno tiene ciertas características que iremos conociendo, por ejemplo el ISO altera la calidad de la imagen, la velocidad congela o da movimiento a los objetos y la apertura incide sobre lo que se conoce como profundidad de campo.

Si te gustó

Introducción a la Fotografía

[singlepic id=1320 w=320 h=240 mode=web20 float=left]

Aquellos que se dedican a la fotografía por gusto o profesión, no deberían de escribir. Se trata, de dos lenguajes distintos y decir que uno es capaz de dominar ambos es mucha pero mucha pretensión. Como sea, no puedo mostrar mi curva de aprendizaje en técnica fotográfica solamente con imágenes, así como tampoco puedo explicar los conceptos de óptica, perspectiva, enfoque, encuadre y obturación sin ejemplos.

Pero, no estamos aquí para discutir si en primera instancia un administrador financiero como yo, debería de estar haciendo esto. Si llegaste hasta aquí es porque seguramente has visto imágenes a lo largo de tu vida que te han dejado con la boca abierta y siempre te has preguntado ¿Cómo lo han hecho?, las fotos son como un gran argumento de novela, cuando las ves, cuando las lees, no puedes más que sonreír ante lo grandioso de aquellas líneas o la magnificencia de aquella fotografía. Así es este mundo, lo vemos todos los días con nuestros propios ojos pero muchas veces requerimos que otros nos muestren cosas fantásticas, que nuestra mente no había alcanzado siquiera a imaginar, para asombrarnos un poco más de nuestro entorno. Lo que para unos causa admiración para otros es el pan de cada día, la cotidianidad de unos es el tesoro de otros.

Las fotografías que he visto y admirado son aquellas que me hablan más del fotógrafo que de la imagen misma, y es que hay que recordar que detrás de cada línea escrita, detrás de cada cuadrito con color existe o existió una persona que quería capturar ese momento y mostrarlo al mundo. Ese simple hecho de transmitir un mensaje a través de una cartulina con colores, blancos y negros, sepias y otras combinaciones hace que todo este hobby y negocio se convierta en un verdadero lenguaje.

Los humanos somos visuales, nacimos para ver a color e interpretar con nuestros cerebros la luz que todos los objetos del mundo reflejan hacia nuestros ojos, quizás incluso antes de que pudiéramos articular una sola palabra, ya veíamos imágenes en las estrellas y nos conmovíamos con un rojo atardecer. Ver, es de lo más primitivo y al mismo tiempo de lo más vigente que tiene el ser humano. Aquellos que no pueden capturar su entorno a través de la visión, han encontrado otras formas de interpretar al mundo, pues a fin de cuentas todo lo que vemos no es más que la construcción que nuestro cerebro hace de la luz, a ciencia cierta no nos consta que lo que vemos este ahí. Personas con problemas visuales, han llegado a tomar fotos impresionantes.

Ser un fotógrafo no es un acto de ver, sino de interpretar, capturar y transmitir. Y lo que yo te quiero enseñar no es solo a poner un ojo sobre la mirilla de tu cámara sino saber hacia donde apuntar, como interpretar tu entorno (luz), como capturar tu entorno (composición y exposición) y como transmitir (que no es subir la foto a la web y ya). Para mi la transmisión es lo más importante, puedes medir la luz, tomar la foto y exponerla correctamente y aún así encontrarse con una imagen carente de sentido, que no dice ni transmite nada.

¿Y a quién le gusta leer cosas sin sentido, que no llevan a nada?

Bienvenida (o) semana a semana saldrán las explicaciones y consejos. Al final, el gran paso hacia este mundo, lo debes de dar tú y tú cámara, que pronto se volverá en tu mejor amiga.

Si te gustó no seas envidiosa (oso) y,